PDF

Metaprogramas

METAPROGRAMAS
HISTORIA DE LOS METAPROGRAMAS

Los metaprogramas emergen como parte de la PNL a fines de los años 70. Un número de patrones fueron inicialmente creados por Richard Bandler como formas en que la gente mantiene coherencia con otros programas
menores. Investigaciones posteriores de Leslie Cameron, David Gordon, Robert Dilts y Maribeth Meyers, ayudaron a definirlos como programas que guían y dirigen otros procesos.

QUÉ SON LOS METAPROGRAMAS DE LA PNL
Específicamente, definen típicos patrones en las estrategias o estilos de pensamiento de los individuos, grupos o culturas. Los metaprogramas nos muestran como, diferentes personas con la misma estructura cognitiva en lo referente a sus estrategias, terminan con resultados tan divergentes.
Por ejemplo, dos personas pueden compartir una estrategia de decisión del tipo V ➞ K (sentimientos derivados de una construcción o recuerdo visual). No obstante, una de ellas puede decir: “Veo distintas imágenes, y elijo la
que siento que es mejor para mí”. Por otro lado, la otra persona, puede quejarse diciendo: “Veo distintas
imágenes, y luego me siento confundido por ellas”.
Los metaprogramas tratan de explicar por qué estas personas tienen respuestas tan distintas ante la misma estrategia. Como al tener las mismas estrategias, obtienen diferentes resultados, la diferencia proviene
de patrones que están fuera de dicha estrategia, lo que es lo mismo que decir, que el patrón de decisión es “meta respecto a” la estrategia (o programa interno), y de ahí, el nombre de metaprograma. 

LOS METAPROGRAMAS COMO FILTROS
Los metaprogramas y las submodalidades determinan la calidad de la relación entre las experiencias y la información que está siendo representada en una estrategia en particular. Determinan también dónde
ponemos nuestra atención, operando finalmente, como un filtro más. Quizá hayas conocido a alguien que para participar de una actividad cualquiera, necesita contar antes con toda la información posible sobre el
particular, y que quizá hasta llegue a postergar la actividad por considerar que la información reunida le resulta insuficiente. O a alguien que pueda estar cómodo en cualquier lugar, sin preocuparle demasiado cómo sea, pero que, en cambio, da mucha importancia a quiénes están allí y a los vínculos que se establecen. O a quienes, a la
inversa, no les preocupa tanto la gente que encuentren pero son muy exigentes respecto de los lugares a que concurren. Características como estas y otras que analizaremos a continuación, están definidas por programas internos denominados metaprogramas.
Nos muestran los filtros que deciden cómo será nuestra actitud ante la vida, a qué damos atención preferente, qué privilegiaremos y qué ignoraremos dentro del cúmulo de información que constantemente recibimos. 
Los metaprogramas deciden cómo formamos nuestras representaciones internas; con base a ellos hacemos nuestras elecciones. Nos dan la pauta interior que decidirá, qué consideraremos agradable y qué desagradable,
cuáles serán nuestros puntos de referencia, qué consideraremos beneficioso y qué desfavorable o peligroso, ya que agrupan las experiencias y recuerdos conforme a estructuras fijas. 

IMPORTANCIA DE LOS METAPROGRAMAS
Es evidente entonces la importancia de su conocimiento, tanto respecto de uno mismo como respecto de los demás. Desarrollaremos aquí la información teórica; el verdadero conocimiento vendrá, como en todo, con
la práctica y la observación atenta de nuestro interlocutor, así podremos predecir su actitud ante la vida, ante sí mismo y los demás, su comportamiento y sus elecciones. Este conocimiento mejorará notablemente la comunicación, pues el conocimiento de los metaprogramas es como una clave de llegada a los demás.

NEUROCIENCIA DE LOS METAPROGRAMAS
Los metaprogramas son bloques de programas básicos que determinan nuestra personalidad, o más bien los aspectos externos de nuestra personalidad . Se manifiestan claramente en la fisiología, y son condicionantes los unos de los otros, es decir, se encuentran anclados. Nos comportamos, nos movemos, adoptamos posturas, gesticulamos, en función del uso arraigado de nuestros metaprogramas.
Hay que observar los movimientos, posturas, gestos, predicados, etc., para poder identificar el metaprograma que opera. Estos filtros son las manifestaciones más superficiales y a la vez más inconscientes de
nuestro sistema de procesamiento interno que en su conjunto determina la personalidad del individuo.
Una vez que la información procedente del exterior llega al córtex para ser procesada, pasa en primer lugar por los filtros de los metaprogramas, a continuación recorre los sistemas de criterios, creencias y valores, los
cuales han sido previamente construidos en torno al “rasgo principal” del individuo, que está directamente relacionado con el conjunto de traumas emocionales profundos e inconscientes que marcaron a la persona en sus
primeros años de vida. Esta podría ser una aproximación al mecanismo de funcionamiento de los
procesos mentales dentro del sistema integrado de la personalidad. Es bien cierto que, a estas alturas, no deberíamos permitir que los árboles nos impidieran ver el bosque, o lo que es lo mismo, que por querer comprender y simplificar los programas mentales, llegásemos a la especialización simplista de la ciencia oficial. Mantengamos permanentemente en nuestra mente que el hombre es un sistema “autodesarrollante”, y que como tal hemos de tratarlo.

POLARIDAD DE LOS METAPROGRAMAS
Es importante tener en cuenta, al considerar los diferentes metaprogramas que, como en todos los aspectos que conciernen al ser humano, nada es totalmente blanco o negro; los casos extremos son los menos comunes,
aunque siempre hay uno o varios metaprogramas dominantes, que a veces incluso pueden ser incongruentes entre sí, lo que origina contradicciones internas. Otro aspecto importante es que el estado emocional y las diversas
etapas de la vida de la persona es determinante en el uso de unos metaprogramas, con preferencia a otros. No hay unos metaprogramas mejores que otros; todo va a depender de las circunstancias de las personas, el tiempo y el lugar. 


Título del Artículo: Metaprogramas
Autor : Axel Persello
Publicada por: IAFI Argentina