PDF

Elementos de la Epistemología de la PNL – Enrique Schwam

Elementos de Epistemología de la PNL

  • Contribuciones a una Epistemología de la PNL

Parte I
PROLOGO

Tratándose la PNL de una disciplina tan joven, apenas 40 años, encontré que la misma es increíblemente práctica, pero a partir de sus propios creadores, pude darme cuenta, y en particular a partir de una conversación personal con John Grinder, que si bien el mismo tiene una profunda curiosidad sobre el futuro de este saber y si bien escribió el libro sobre epistemología Wispering in the wind junto a su esposa Carmen Bostic, la PNL está alejada del ámbito académico y científico por diversas razones y situaciones históricas de los creadores.
Pude experimentar el efecto que el relato sobre la PNL o bien su aplicación genera en mucha gente, puede leer sobre PNL en internet y lo que mucha gente opina al respecto. Muchas veces de manera despectiva y descalificatoria, además pude conversar con profesionales del ámbito académico y también me encontré muchas
veces con desprecio. 
En lo personal estudié mucho al respecto, apliqué los patrones y me formé para ser formador y por mi profesión y mi curiosidad, en base a lo expresado es que me motivé a indagar sobre la fundamentación de la PNL, como un primer paso para luego llevar a cabo una investigación seria que me permita comprobar aspectos
diversos de este saber y traer luz sobre los diferentes dichos de legos en la materia como así también practicantes, maestros, formadores, mentores y hasta de sus propios creadores.

INTRODUCCION
A continuación haré un recorrido por diversos autores, respecto a sus enfoques sobre los fundamentos de la PNL y sobre los supuestos que cada uno de ellos enuncia.
Joseph O’connor y John Seymour sostienen:
El estado de mantener los sentidos orientados hacia el mundo exterior se llama, según la PNL, EXTERIORIZACION. Sumergirse profundamente en sus pensamientos para recordar, concentrarse en su interior, sentirse, verse y escucharse, es una buena expresión para describir el estado que en PNL, se llama
INTERIORIZACION. Entonces, se puede acceder a recursos inconscientes de manera directa induciendo y utilizando un tipo de interiorización conocida como trance. La mayor parte de estudios sobre los trances y otros estados alterados de consciencia, se pueden hacer en un marco terapéutico puesto que todas las terapias
emplean, en alguna manera, el trance. Todas acceden a recursos del inconsciente de distintas maneras. Cualquiera que esté realizando asociaciones libres en el diván de un psicoanalista está realizando una interiorización, al igual que alguien que esté desempeñando un papel en terapia Gestalt. La hipnoterapia emplea el trance de
manera explícita. 
El trance ofrece una oportunidad para resolver problemas porque soslaya la parte consciente y pone al alcance los recursos inconscientes. La mayoría de los cambios se producen en el plano inconsciente y se proyectan hacia afuera. En PNL existe un modelo de lenguaje sobre un modelo de mundo con lo cual se generó un Metamodelo que permite desafiar procesos de filtrados que los humanos hacemos al percibir e interpretar el mundo. Este metamodelo habla de significados  precisos. Por otra parte los co-creadores de la PNL, establecen lo que sería como un reflejo, contraste o complemento del metamodelo que lo llamaron modelo Milton, el cual está diseñado, por el contrario a la precisión del metamodelo, con un lenguaje vago e impreciso. Este último es una forma de usar el lenguaje para inducir y mantener el trace, con el fin de poder contactar con recursos escondidos de
nuestra personalidad. Adopta la forma en que funciona la mente de manera natural.
El trabajo del terapeuta Milton Erickson, (recomendado por Gregory Bateson a los cocreadores de la PNL, Grinder y Bandler), se basaba es unas cuantas ideas que hoy constituyen según O´cconor y Seymour presuposiciones de la PNL, a saber: 

1. El agente de cambio o terapeuta respeta la parte inconsciente de la mente de sus
pacientes.
2. Se supone que hay una intención positiva detrás incluso de la conducta más
extraña y los individuos toman en cada momento las mejores opciones que pueden.
3. En algún momento las personas disponen de todos los recursos necesarios para
hacer cambios.

La PNL no se desarrolló siguiendo unos pasos lógicos, y no es fácil de describir. Intentar describir la PNL de forma lógica es como intentar describir un holograma separándolo en pedazos, siendo así que cada pedazo contiene su totalidad. A continuación vienen unas reflexiones finales y más especulativas sobre la PNL y su posición en nuestro mundo. Creemos que la PNL es el paso siguiente de la psicología. Se la ha llamado Nuevo paradigma de aprendizaje y Nuevo lenguaje de la psicología. Como modelo estructurador de la experiencia humana, se la puede considerar como un paso tan significativo como la invención del lenguaje. Como mínimo, es un poderoso proceso
que irá generando formas de alcanzar resultados excelentes en una amplia gama de campos. Como trata de las experiencias subjetivas y de la comunicación, trata, a la vez, de todo y de nada. Gregory Bateson describió la PNL como el primer acercamiento sistemático a aprender a aprender; es la primera epistemología aplicada.
Aprender ya no es suficiente, aprender a aprender es esencial. Hay tanto que aprender y tan poco tiempo para hacerlo. No sólo ganamos conocimientos y técnicas más rápidamente, sino que el tiempo en que lo realizamos es cada vez menor. Estamos en un viaje que va evolucionando, de lento a rápido y aún no hemos encontrado nada que nos frene. Están produciéndose grandes cambios. El noventa por ciento de todo el saber científico se ha acumulado durante este último siglo.
La actitud y la visión del mundo que nos ha dado la ciencia y la tecnología están profundamente asimilados a nuestra cultura, y han tenido profundos efectos en nuestro mundo interior.
La ciencia se ha desarrollado mediante unas series sucesivas y controladas de experimentos sobre la naturaleza para intentar formular leyes matemáticas y teorías. El hombre que ya no se considera a sí mismo parte de la naturaleza; el experimentador, debe quedar fuera de la naturaleza, de su experimento. Y no admite que su experimento cambia la naturaleza o influye en el resultado, porque ello supondría que rebasa el requisito de objetividad. Para intentar obtener un resultado objetivo, se requeriría otro experimentador que controlara al primer experimentador, lo que crea una progresión imposible e infinita.
Desde este punto de vista, tratamos a la naturaleza como si fuese una máquina, con leyes impuestas desde fuera, en vez de hacerlo como si fuese un organismo. Una máquina es, por sí misma, enteramente predecible; en teoría, todo lo que hay que hacer es descubrir las reglas y todos los mecanismos.
El conocimiento en este sentido, se separó de la experiencia; se convirtió en algo que se aprende de segunda mano, un cuerpo abstracto de teorías que existe independientemente del estudioso y en constante crecimiento. Todo lo que importaba era el producido final, la teoría, no la experiencia de aprendizaje.
Esta forma de objetivar el conocimiento limita de forma radical el tipo de conocimientos a los que se puede acceder, Llevado al extremo; las emociones, el arte y las relaciones humanas se devalúan, justamente porque se basan en la experiencia subjetiva. Las leyes científicas ya no parecen estar relacionadas con el mundo real de la experiencia humana. 
Las teorías científicas son metáforas sobre el mundo, no son verdad, son una forma de pensar acerca del mundo, de la misma forma que un cuadro es una forma de representar un paisaje. Estamos dándonos cuenta ahora muy rápidamente que nuestra forma de pensar sobre el mundo hasta el momento ha sido muy útil en unos aspectos, pero catastrófica en otros. La metáfora de un mundo predecible y objetivo ha sido amenazada por las teorías
físicas cuánticas; cuanto más profundamente se investiga, más claro queda que el observador es tanto una parte integrante de cualquier experimento científico como que produce un efecto en lo que observa. La luz actúa como partículas o en ondas, dependiendo del tipo de experimento que realice. No se puede señalar nunca de
forma exacta dónde hay una partícula ni cuándo está ahí. El mundo es, fundamentalmente, indeterminado. La física cuántica está desplazando el universo mecánico de su puesto de metáfora científica predominante.
Las nuevas investigaciones e ideas sobre sistemas teóricos y el estudio del orden y el caos, nos muestran que incluso en sistemas sencillos no se pueden tener en cuenta todas las variables, y que pequeñas variaciones pueden cambiar todo el sistema. Es el principio de una revolución, es cambiar toda nuestra forma de ver la naturaleza.
El caos es el azar predecible, que se puede reducir al llamado efecto mariposa, nombre que recibió después de una conferencia del meteorólogo estadounidense Edward Lorenz titulada «¿Creó el batir de las alas de una mariposa del Brasil un tornado en Texas?». Lorenz había estado usando un programa simulador del clima por ordenador y, cansado de manejar cifras astronómicas, pensó que no pasaría nada si redondeaba los pequeños decimales: las consecuencias de esos pequeños decimales en el clima le dejaron anonadado. Un pequeño cambio en el lugar
adecuado puede tener consecuencias incalculables, lo que no hace sino subrayar el hecho de que toda la naturaleza es un sistema y no algo ajeno a nosotros en donde podamos realizar experimentos impunemente.
Como sostiene Gregory Bateson en Steps to an Ecology of Mind: «La falta de una sabiduría sistematizada siempre tiene un castigo».
Estas nuevas metáforas científicas nos permiten ser, de nuevo, parte de la naturaleza. De la misma forma, la PNL en tanto metáfora nos comunica, otra vez, con nuestra experiencia subjetiva y expresa la naturaleza sistemática de nuestras experiencias internas.
Conocemos actualmente la complejidad del mundo exterior y algo del impacto que nosotros, observadores invisibles, producimos en ese mundo exterior. Las consecuencias de nuestra forma de pensar son reflejadas fielmente por el mundo exterior; el universo es una máquina interactiva perfecta. Lo que pensamos de él es
lo que obtenemos; si queremos cambiar el mundo, debemos cambiarnos primero a nosotros mismos. Tenemos que explorar y cambiar nuestras experiencias internas si queremos influir y modificar el mundo exterior de forma cuerda.
Siendo la PNL el estudio de la estructura de la experiencia subjetiva, nos permite explorar en nuestro interior, puesto que es un estudio de cómo hacemos modelos. No toma los modelos que hayamos podido hacer para confundirlos con la realidad. Como forma de alcanzar la excelencia, se va infiltrando e influyendo en
muchos campos; de alguna manera, cuando el proceso haya terminado, la PNL podría dejar de existir como disciplina separada y se asimilaría a la vida cotidiana, de forma similar al maestro que alcanza sus objetivos haciéndose innecesario, porque a partir de entonces los estudiantes pueden aprender por sí mismos.
La PNL es parte de un movimiento que va creciendo de forma constante; un movimiento que intenta actuar en el mundo de forma más efectiva empleando las habilidades y conocimientos que tenemos con gracia, cordura y equilibrio. Podemos aprender mucho de la máxima balinesa que dice: «No tenemos arte, sólo intentamos
hacer las cosas lo mejor que podemos».
Estamos descubriéndonos a nosotros mismos y nuestra capacidad de despertar en un mundo maravilloso de infinitas sorpresas.